Avd. Manuel Agustín Heredia Nº12, 5º Izq.29001. Málaga Teléfono: 952 224 028 | Móvil: 671 600 826
The Surgeon Does Surgery To Remove The Mole On The Patient's Back. The Process Of Burning Moles In A Private Clinic To Remove Moles.

Cirugía Micrográfica de Mohs

¿Qué es la Cirugía de Mohs?

El cáncer de piel se está volviendo más frecuente, y se estima que alrededor del veinte por ciento de la población presentará cáncer de piel en algún momento de su vida. Por fortuna, (1)el cáncer de piel tiene un alto índice de recuperación y rara vez es letal cuando se diagnostica y trata a tiempo. (2)El tratamiento del cáncer de piel reconocido como el de índice de curación más alto es la cirugía micrográfica de Mohs o, simplemente, cirugía de Mohs. La técnica quirúrgica de Mohs retira el tejido canceroso por capas, (3)conservando la mayor cantidad posible de tejido sano.

 

Beneficios de la cirugía de Mohs sobre la escisión local amplia
A diferencia de (1)los tratamientos para el cáncer de piel que retiran grandes cantidades de tejido sano al extirpar el cáncer, (2)la cirugía de Mohs retira metódicamente el cáncer en capas para preservar el tejido sano. (3)Las secciones de tejido extirpado se examinan bajo el microscopio para determinar la extensión del cáncer. Si el cáncer se extiende más allá de los bordes del tejido extirpado, (4)se continúa con la extirpación y el examen hasta que se haya erradicado todo el tejido canceroso. (5)Las lesiones de cáncer de piel a menudo pueden ser engañosas; lo que aparenta ser una pequeña lesión en la superficie de la piel puede ser (6)una extensiva lesión con extensiones radiculares en los tejidos más profundos de la piel. El examen metódico con un microscopio permite que el médico determine exactamente la extensión del tumor mientras minimice la extirpación de tejido sano.

 

Indicaciones

La técnica quirúrgica de Mohs no se utiliza para todos los cánceres de piel; se reserva típicamente para los cánceres de piel con alto riesgo de recurrencia o (1)para aquellos que han recidivado. (2)La cirugía de Mohs también se realiza para extirpar cánceres (3)en el tejido cicatricial, (4)lesiones cancerígenas amplias, (5)cánceres de piel de rápido crecimiento y (6)cuando los márgenes del cáncer de piel no son claramente evidentes. (7)El procedimiento es una opción para (8)el carcinoma de células basales y (9)el de células escamosas, y en algunas ocasiones puede (10)ser realizado en selectas melanomas.

Tiene un alto índice de resultados satisfactorios, especialmente en los casos de carcinoma de células basales. La cirugía de Mohs también es la opción preferida para extirpar el cáncer de piel de áreas tales como (11)el rostro, las manos, los pies y los genitales, (12)preservando la máxima cantidad de tejido sano para mantener su función o prevenir la formación de cicatrices antiestéticas.

Procedimiento (A)
Al comienzo del procedimiento, (1)el médico hace un bosquejo de referencia del cáncer visible y el tejido cutáneo circundante. (2)Luego, se marca y adormece el área afectada con un anestésico local. (3)El tumor visible se extirpa utilizando un instrumento con forma de cuchara, denominada legra, u otro instrumento quirúrgico. (4)Una vez extirpado el tumor visible, el médico cortará una delgada capa del tejido subyacente del área del tumor, lo examinará y determinará si el cáncer se extiende más allá de la escisión. (5)Esta capa de tejido se corta en secciones y (6)se codifican los bordes por color con una variedad de colorantes, lo cual asegura que el tejido pueda ser orientado y ubicado correctamente. Se coloca una venda en el área de la escisión y se traslada al paciente a la sala de espera mientras se prepara y examina el tejido.

Procedimiento (B)
Se congelan las secciones de tejido extirpado, y todo el borde y la parte inferior de cada sección se corta en láminas delgadas y se observan bajo el microscopio. No es necesario examinar los centros de las secciones de tejido, porque éstos ya han sido extirpados y el objetivo es determinar si el cáncer se extiende en el tejido que se ha preservado. Las láminas se tiñen para poder identificar las células cancerígenas y se las inspecciona detenidamente.

Si su médico observa que las células cancerígenas se extienden hasta el borde de alguna de las láminas, el área se marca en el mapa de referencia y se extirpa otra capa de tejido de esa área. Este procedimiento de extirpación y examen continúa hasta que no se hallen más evidencias de cáncer. Es usual que se realicen dos o tres etapas de este proceso, pero algunas personas pueden necesitar varias escisiones, dependiendo del grado de diseminación del cáncer.

Conclusión
La cirugía de Mohs completa se realiza usualmente en una única sesión y puede durar varias horas. Una vez erradicado el tejido canceroso, la lesión se cierra y se coloca una venda. Es posible que se permita que una lesión poco profunda y pequeña cicatrice por sí misma, mientras que una lesión de mayor tamaño usualmente se cierra mediante suturas. Para una lesión más grande, o una en un área más sensible cosméticamente, como el rostro, es posible tapar la lesión con un colgajo de piel o quizás sea necesario un injerto de piel para reconstruir el área donde se efectuó la incisión. La falta de sensibilidad temporaria, la tensión y el dolor son normales durante la recuperación de la cirugía de Mohs; es posible que también se presente hinchazón y magulladuras.

Es muy importante tener en cuenta que para minimizar la formación de cicatrices luego de la cirugía de Mohs, hay que seguir las instrucciones de su médico especialista. La cirugía de Mohs minimiza la formación de cicatrices y ofrece resultados cosméticos superiores a otros tratamientos de escisión de cánceres. Consulte a su médico para saber si la cirugía de Mohs es la indicada para usted.

Pero, ante todo, lo primero que debemos tener en cuenta es hacer una visita a su dermatólogo para que la revise y haga una valoración profesional, y asegurarse así de recibir una terapia adecuada.

Aquí tenéis un vídeo explicativo aplicando esta técnica:

SI QUIERES SABER ALGO MÁS CONCRETO, PUEDES ESCRIBIRNOS Y HACER TU CONSULTA EN CLINICADRHERRERA@GMAIL.COM . TAMBIÉN PUEDES LLAMAR AL 952 224 028 Ó AL 671 600 826.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.