Avd. Manuel Agustín Heredia Nº12, 5º Izq.29001. Málaga Teléfono: 952 224 028 | Móvil: 671 600 826
Pitiriasis Versicolor

Pitiriasis versicolor: cuando un hongo cambia el color de tu piel

Una vez finalizado el verano, es muy común atender a pacientes que consultan sobre la presencia de manchas que afectan a la zona superior del tronco y a la parte proximal de los brazos; pigmentaciones que, según suelen indicar los propios pacientes, han aparecido durante los meses estivales. Estas manchas reciben el nombre de pitiriasis versicolor, una infección micótica superficial muy frecuente a la que contribuyen diversos factores entre los que destacan el calor, la humedad, el uso de ropas oclusivas, el aumento de la sudoración y de la secreción de sebo, así como los estados de inmunodepresión. 

Clínicamente, como explica el dr. Álvaro Vargas, la pitiriasis versicolor se muestra en forma de manchas de pequeño tamaño y de morfología ovalada que pueden confluir formando placas de mayores dimensiones. Además de aparecer en la espalda y los brazos, hay formas más extensas que pueden afectar al cuello, axila o ingles, cara (especialmente en niños) y abdomen. La coloración de las lesiones por pitiriadis versicular es variable, entre marrón rojizo (formas hiperpigmentadas) y blanco (formas hipopigmentadas).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con respecto a la actividad de la enfermedad, el signo de la uñada -una fina descamación que se desprende con un suave raspado- nos ayuda a establecer el estado de la infección.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es importante recalcar que la pitiriasis versicolor no es contagiosa. De hecho, Malassezia furfur y Malassezia globosa, que son los microorganismos responsables, forman parte de la flora de la piel sana en su forma de levadura,  mientras que la forma miceliar es la que produce las lesiones si se dan las condiciones anteriormente descritas.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico, y puede apoyarse mediante visualización directa del microorganismo en un preparado de hidróxido de potasio a partir de las escamas.

Tratamiento de la pitiriasis versicolor

En cuanto al tratamiento, además de corregir las causas que favorecen la infección, se utilizan desde productos tópicos -como el sulfuro de selenio, azoles, piritiona de zinc y ciclopiroxolamina-, hasta tratamientos orales en casos más extensos -como el fluconazol y el itraconazol-.

Una vez tratado, el tono de la piel tardará varios meses en volver a la normalidad. Por último, debemos tener en cuenta que las recurrencias son frecuentes, por lo que la aplicación de productos tópicos de forma regular, varias veces al mes, ayuda a recudir el elevado índice de recidivas.

SI QUIERES SABER ALGO MÁS CONCRETO, PUEDES ESCRIBIRNOS Y HACER TU CONSULTA EN: 

CLINICADRHERRERA@GMAIL.COM

671 600 826

952 224 028

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.