Avd. Manuel Agustín Heredia Nº12, 5º Izq.29001. Málaga Teléfono: 952 224 028 | Móvil: 671 600 826
Oruga Procesionaria

Orugas procesionarias, un desfile de riesgo en primavera

Su nombre suena a Semana Santa y si te ‘pica’, sin duda será un suplicio… pero son bichitos relacionados más bien con la llegada de la primavera. Así que, por su actualidad, en este post vamos a hablar de ellas, las Orugas Procesionarias, una especie realmente peligrosa para los seres humanos, sobre todo para los niños, y animales domésticos, como los perros. Y es que suelen encontrarse en zonas recreativas como parques, jardines, bosques, y casi siempre donde hay plantados arboles de la familia de los pinos o los cedros. Sin duda, lugares muy frecuentados en estas fechas por niños y mascotas. Las podemos encontrar en los nidos entre las ramas o en el suelo ‘desfilando’ en largas cadenas, razón por el que popularmente reciben el nombre de procesionarias.

nido-procesionaria-riesgo-piel

¿Cuáles son los riesgos de la oruga procesionaria?

El cuerpo de estas orugas está cubierto por finos pelillos que cuando entran en contacto con la piel causan una terrible urticaria, formando ronchas y manchas que pican muchísimo. Pero es que, además, la reacción puede ser de tal gravedad que ocasione problemas respiratorios o hinchazón de zonas muy sensibles como la cara. Los efectos pueden durar entre 3 y 4 días.

Estos filamentos a los que nos referimos se desprenden fácilmente el cuerpo de la procesionaria y flotan en el aire, por lo que pueden entrar en contacto con oídos, nariz y garganta en los seres humanos; y producir intensas reacciones alérgicas.

La urticaria que causan se debe a la toxina que desprenden, lo que en algunas personas puede dar lugar a esas reacciones alérgicas muy severas.

¿Qué hacer cuando ‘nos pica’ una oruga procesionaria?

Ya sabemos que la procesionaria realmente no pica, el peligro está en esos pelillos que desprenden, por eso si entramos en contacto con ellas lo primero que hay que hacer es lavar la zona con ahínco, a ser posible con agua y jabón, para eliminar lo más posible el rastro de los filamentos, pero si seguimos notando picor o el efecto va en aumento será conveniente aplicar sobre la zona afectada un corticoide en pomada y seguramente el médico recomiende tomar por vía oral un antihistamínico, añade Norberto López, dermatólogo de la Clínica Herrera.

Si la reacción es más grave, con problemas para respirar o inflamación de zonas como la cara la situación se puede complicar mucho y será necesario acudir lo antes posible a un centro médico de urgencias donde aplicarán una inyección de corticoides.

niño-mascota-procesionaria

Orugas procesionarias y mascotas

En el caso de que el afectado sea un animal, por ejemplo un perro que con frecuencia pueden tocarlas con la boca o el hocico, les producen fuertes erupciones y se les suelen hinchar los labios y la lengua, aumentando la salivación y causando ahogo. La situación es muy peligrosa, intenta rociar el morro con agua, pero ante todo tienes que actuar rápido y trasladarlo lo antes posible al veterinario, es una situación de emergencia.

En definitiva, es difícil pensar que una oruga pueda ser tan dañina, aunque la realidad es que puede dar muchos problemas. En esta época, si paseas con tu perro o tu hijo está jugando en el suelo al aire libre, presta atención especial a las zonas con pinos, cedros, abetos… o mejor, si puedes, evítalas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *