Avd. Manuel Agustín Heredia Nº12, 5º Izq.29001. Málaga Teléfono: 952 224 028 | Móvil: 671 600 826
Bebe Clinica Herrera Hemangioma Angioma

Hemangioma infantil, un motivo frecuente de consulta en dermatología pediátrica

Existe una lesión cutánea que llama mucho la atención en los niños y que, en un primer momento preocupa mucho a los padres. Nos referimos al hemangioma o angioma, esas manchas, en ocasiones rugosas, endurecidas y con cierto relieve, que presentan algunos recién nacidos o desarrollan los bebés en los primeros años de vida. De hecho, son uno de los motivos de consulta más frecuentes en el área de dermatología pediátrica.

Pero no hay que alarmarse porque los hemangiomas son tumores benignos que, en la mayoría de los bebés desaparecen por sí solos. Sin embargo, es necesaria la valoración del especialista para determinar su tipología y los pasos a seguir en cada caso.

La doctora Virginia Flores Secilla, dermatóloga de la Clínica Dr. E. Herrera, explica en este post qué son los hemangiomas y cómo se desarrollan.

¿Qué son los hemangiomas en la edad pediátrica?

Los Hemangiomas son tumores  benignos de la piel cuyo origen está en los vasos sanguíneos de la misma. La mayor parte se observan en las primeras semanas de vida y, en total, se detectan en un 12% de los lactantes en el primer año de vida. Sin embargo, solo se ven entre 2 y 3 casos por cada 100 recién nacidos.

Estas lesiones cutáneas son más frecuentes en los prematuros, y se observan hasta en el 30% de los lactantes con un peso de entre 1000-1500 gramos al nacer .

También son más frecuentes en las niñas y es en ellas donde se ha observado una mayor prevalencia de un tipo grave de hemangioma con complicaciones, ya que, en ocasiones, evoluciona con ulceraciones o alcanza tamaños más llamativos.

hemangioma-bebe-fase-inicial

 

¿Por qué se producen los hemangiomas?

No existe una teoría consensuada por los especialistas sobre las causas de estas lesiones. Pero lo que sí se ha podido comprobar es que su incidencia es 3 veces superior en lactantes en cuya gestación se tomaron muestras de vellosidades coriónicas (una prueba prenatal en la que se toma una muestra de tejido placentario), en comparación con los nacidos tras gestaciones en las que no hubo ninguna instrumentación o sólo amniocentesis.

No se considera una lesión hereditaria, ya que los hemangiomas infantiles se presentan generalmente de forma esporádica.

¿Cómo evolucionan?

Los hemangiomas tienen una evolución característica, en la que pasan por diferentes fases dependiendo de la edad del niño.

  • La primera se denomina fase naciente, entre la 3º y 4º semana de vida, en la que se evidencia una mancha rosada-azulada, que puede estar presente en cualquier localización, siendo más frecuentes en la cabeza y el cuello, seguido del tronco y, en último lugar, de las extremidades. En esta fase se pueden confundir con hematomas secundarios, producidos por algún traumatismo, sobre todo durante el trabajo de parto o en partos instrumentados.

hemangioma-infantil-fase-proliferativa-02.

  • A partir del primer mes de vida, es la fase proliferativa la predominante. Habitualmente crecen durante un periodo de varios meses, que en las lesiones profundas puede prolongarse un año. En esta fase, el hemangioma puede aumentar su temperatura y presentar una consistencia más dura.
  • La fase de crecimiento rápido suele durar unos 2 a 4 meses, de manera que a los 4 meses los hemangiomas ya han alcanzado el 80% de su crecimiento en la mayoría de los casos. Pasados estos primeros meses, el crecimiento se ralentiza, pasando a una fase de estabilización o de crecimiento más lento.

hemangioma-infantil-fase-proliferativa

En cualquier caso, la mayor parte de los hemangiomas han alcanzado su tamaño máximo a los 9-12 meses de edad, e incluso a una edad más temprana si las lesiones son pequeñas y localizadas.

  • La fase involutiva puede comenzar durante el primer año de vida (se inicia alrededor de los 12-18 meses) y se prolonga durante varios años. Los signos de involución en los hemangiomas superficiales consisten en el cambio de coloración de rojo intenso a púrpura o azul gris (que se extiende desde el centro a la periferia) y en el aplanamiento de su superficie.

A medida que el tumor involuciona, se va volviendo más blando y adquiere consistencia similar al tejido adiposo. Los hemangiomas profundos se vuelven menos azulados y calientes.

hemangioma-infantil-fase-residual

¿Cuándo hay que plantearse un tratamiento para eliminar un hemangioma?

Algunos hemangiomas desaparecen por completo sin dejar rastro, mientras que otros pueden dejar lesiones a modo de “arañas vasculares” o piel “sobrante” a modo de cicatriz.

“La mayoría de los hemangiomas infantiles tienden a resolverse de forma espontánea, y por tanto, no es necesario un tratamiento; aunque sí conviene vigilarlos en las distintas fases”, asegura la doctora Flores Secilla.  A su juicio, los factores que se deben tener en cuenta para decidirse a tratarlos son:

  1. Localización: La cabeza es la región donde más frecuentemente se dan, con los consiguientes problemas estéticos y funcionales, con especial atención cuando afectan a la región periocular o la boca.
  2. Riesgo de que se ulceren: Lo que puede ocurrir con frecuencia si aparecen en zonas de pliegues, áreas de roce o del pañal.
  3. Impacto psicológico en el niño y en la familia, sobre todo en niños en edad escolar.

Para conocer los diferentes tratamientos para los hemangiomas infantiles os emplazamos al siguiente post en el que podremos explicar con detalle las diferentes opciones de las que disponemos en la actualidad para eliminarlos, con fármacos y tecnología que ya han demostrado su eficacia en este campo.

Si quieres saber algo más concreto, puedes escribirnos y hacer tu consulta en clinicaeherrera@gmail.com. También puedes llamar al 952 224 028, al 671 600 826. O  visitarnos en la avenida Manuel Agustín Heredia, 12, 5º izq, de Málaga.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *