Avd. Manuel Agustín Heredia Nº12, 5º Izq.29001. Málaga Teléfono: 952 224 028 | Móvil: 671 600 826
Mujer Otoñal

¿Cómo cuidar tu piel para la llegada del otoño?

Comenzamos a notar que las mañanas y las noches son bastantes más frescas, incluso en algunas zonas son realmente frías. Sin embargo, durante las horas centrales del día aún tenemos cuerpo de verano. Nuestra piel nota los cambios bruscos de temperatura en estos días y, por tanto, debemos darle un poco de mimo y prepararla para las inclemencias del otoño y no digamos del invierno. Si no prestamos atención a los cuidados de la piel en otoño, los daños dermatológicos pueden ser muy variados. En algunos casos hablamos de lesiones leves como sequedad, enrojecimiento de la piel o descamación; pero también hay patologías más serias que empeoran con el frío como la cuperosis, acrocianosis o mal de Raynaud, livedo, rosácea y urticaria al frío.

El primer consejo que debes tener en cuenta es que, si notas cambios importantes en tu piel en otoño o invierno, debes consultar a tu dermatólogo, porque será quién sospese la relevancia que tienen y podrá ofrecerte soluciones especializadas.

mujer y llegada del otoño e invierno

Por otro lado, podemos sugerirte hábitos y cuidados básicos que puedes incorporar estos días para preparar tu piel para el invierno:

Protégete del sol

Llevas meses escuchando y leyendo sobre la importancia de proteger tu piel de los rayos ultravioleta, pues bien, aún en invierno vamos a insistir en este aspecto. Aunque esté nublado, llueva o sientas que el sol no calienta como en verano, recibes rayos UVA y UVB permanentemente. Por tanto, no salgas de casa sin protección solar, bastará con una crema hidratante que incorpore al menos 20 SPF. La piel en otoño e invierno también de lo agradecerá.

Hidrátate

Aprovechamos para recordarte la importancia de hidratar mucho la piel después del verano, porque ha estado sometida a constantes agresiones por el sol, la sal del mar, el cloro de las piscinas u otros excesos estivales. Además, los cambios bruscos de temperatura afectan a la capa hidrolipídica de la piel, lo que disminuye las defensas e incrementa la deshidratación. Para combatir el fotoenvejecimiento que estos factores causan en la piel, las cremas con principios activos renovadores, como el ácido retinoico y sus derivados y los antioxidantes como la vitamina C, son muy beneficiosas.

Si tu problema es que cuando llega el invierno se te enrojece la cara –algo muy habitual-, existen serums y cremas hidratantes específicos con colágeno, lo que refuerza las paredes de los capilares y evita su permeabilidad.

No limites la hidratación a la cara o las manos, todo tu cuerpo lo necesita y aplícate a conciencia también en los pies, las rodillas y los codos, que están muy expuestos durante el verano.

Exfoliación o Peeling

La piel bronceada durante el verano requiere, en la mayoría de los casos, una renovación de su capa más superficial, una exfoliación para eliminar las células muertas. En este caso recurrimos a cremas, con ácido retinoico, ácido glicólico, ácido salicílico, urea…, o a jabones tipo scrub, que contienen bolitas sintéticas o naturales, que arrastran las células muertas.

En algunas ocasiones, el bronceado deja paso a antiestéticas manchas y a un notable envejecimiento de la piel y es cuando podemos plantearnos tratamientos médicos como el láser o el peeling.

Por último, es más que recomendable la revisión de otras marcas cutáneas o lunares que pueden haber aparecido o modificado su aspecto durante periodo estival.

protección de la piel en otoño e invierno invierno

¿Labios agrietados? ¿Se te resecan más las manos?

Ten muy en cuenta que no sólo sufre el cutis, también son muy importantes los efectos que la bajada de temperaturas tiene en los labios y en las manos.

Una de las razones es que la piel de los labios es muy fina y, además, carece de glándulas sudoríparas y sebáceas, por eso se adaptan mal a los altibajos del clima. La primera reacción, cuando esto pasa, es humedecerlos con la saliva pero eso solo empeora la irritación inicial. La mejor alternativa es utilizar protectores labiales e hidratación.

En las manos ocurre algo parecido, tienen menos glándulas sebáceas que el resto del cuerpo y por esa razón nos cuesta más mantenerlas hidratadas, a lo que se suma el constante contacto de la piel de las manos con agentes externos y la frecuencia en su lavado. El uso rutinario de crema es el mejor remedio para ganar en suavidad e hidratación.

Si quieres saber algo más concreto, puedes escribirnos y hacer tu consulta en clinicaeherrera@gmail.com.

También puedes llamar al 952 224 028 o visitarnos en la Avenida Manuel Agustín Heredia, 12, 5º izq, de Málaga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *