Avd. Manuel Agustín Heredia Nº12, 5º Izq.29001. Málaga Teléfono: 952 224 028 | Móvil: 671 600 826
Hombre Frio

Los cambios bruscos de temperaturas, enemigos de la Cuperosis y la Rosácea

Las temperaturas extremas pueden dañar nuestra piel, especialmente cuando se producen variaciones térmicas bruscas, cuando hay humedad elevada o nos exponemos a vientos fuertes. En estas condiciones, la cuperosis y la rosácea son dos de las afecciones más frecuentes.

La cuperosis es más bien una reacción o síntoma que puede dar lugar a la rosácea, y se revela con un marcado enrojecimiento de la piel, sobre todo en las mejillas, la nariz o el mentón. La rosácea, sin embargo, sí es una enfermedad de la piel que ocasiona un eritema facial persistente y episodios súbitos de enrojecimiento facial (flushing). Después surgen las típicas lesiones similares al acné juvenil en forma de pápulas y pústulas. A causa del eritema persistente facial, algunos vasos sanguíneos se dilatan en forma de antiestéticas teleangiectasias y “arañas” vasculares. En los casos más graves pueden aparecer deformidades a nivel facial, especialmente en la nariz en forma de rinofima, o lo que vulgarmente se conoce como “nariz de borracho”.

Rosácea

Los especialistas en Dermatología debe n ser los encargados de diagnosticar y tratar la rosácea y la cuperosis. Y como mantiene el doctor Norberto López Navarro , dermatólogo de la Clínica Dr. E. Herrera, “lo ideal para obtener buenos resultados en el tratamiento de la rosácea es con un abordaje global”. Por otro lado, conviene evitar los factores desencadenantes de brotes como el estrés, el consumo de tabaco y, en los meses más fríos del año, los cambios bruscos de temperatura.

Tratamiento de la Rosácea y la Cuperosis

Para combatir las fases inflamatorias iniciales leves se suelen usar antibióticos tópicos, y si el brote es más severo se recomiendan por vía oral. Además, para controlar la aparición de nuevos brotes es fundamental tratar el eritema facial residual y las pequeñas arañas vasculares.

En nuestro servicio del Hospital Internacional Vithas Xanit disponemos de la última tecnología para tratar estas dolencias de forma satisfactoria:

  1. El eritema facial se aborda con dispositivos de luz pulsada UPL de última generación.
  2. Las arañas vasculares son tratadas con la plataforma de láser actualmente más efectiva, avanzada y segura: Laser vascular de Neodimio-Yag Synchro HP de DEKA.
  3. Para el tratamiento de las deformidades a nivel facial disponemos del sistema LASER de CO2 AcuPulse con tecnología MultiMode de Lumenis.

De esta forma, damos respuesta a todos y cada uno de los síntomas que puedan presentar los pacientes con rosácea, en un entorno hospitalario y llevado a cabo por dermatólogos con una dilatada experiencia profesional.

Cuperosis

 

¿Qué factores condicionan la cuperosis o la rosácea?

Los fuertes cambios de temperatura a los que nos sometemos durante al duro clima invernal son, como hemos dicho antes desencadenantes de cuperosis o rosácea. Pero también condicionan otros factores como la herencia genética, patologías como la diabetes o la hipertensión, el estrés y consumir alcohol o tabaco, bebidas muy calientes o comidas muy picantes. Por otro lado, la rosácea afecta principalmente a personas de entre 30 y 50 años, con piel clara y sensible, sobre todo a mujeres.

¿Cómo evitar la cuperosis o la rosácea?

Dejando al margen los factores hereditarios o fisiológicos, es importante:

  • Cuidar la alimentación.
  • Huir de las radiaciones solares.
  • Y, ya sabéis, a pesar del frío procurad no someter a vuestra piel a cambios radicales de temperatura. Evitad también las exposiciones directas a fuentes de calor como chimeneas, mantas térmicas o radiadores.
  • Además, es fundamental evitar el estrés y la ansiedad, que desafortunadamente están tan presentes en nuestra sociedad actual. Ambos son un claro factor agravante de los brotes de rosácea.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *